Cerraduras electromecánicas y electropistones en Cerrajero Online

Las cerraduras electromecánicas y los electropistones solucionan un grave problema al que nos enfrentamos hace tiempo: La seguridad en los portales. Es el primer punto a mejorar si queremos empezar a detener la oleada de robos que sufrimos en España. La mayor parte de los robos en domicilios se producen de madrugada. Los ladrones acceden a las comunidades en segundos y sin ruidos abriendo sólo con una radiografía. ¿Cómo lo solucionamos?

           Cerradura estandar Lo primero es lo primero: ¿Que es una cerradura? Uno de los fallos más comunes que nos encontramos en general es la confusión que hay entre bombillo y cerradura. A groso modo, el bombillo es sólo la parte donde metemos nuestra llave cuando queremos abrir digamos, la pieza desmontable que contiene la combinación de nuestra puerta), mientras que la cerradura es la parte embutida en el interior de la puerta, que no vemos físicamente y que contiene todo el mecanismo de cierre. Podemos, eso sí, ver el canto de la misma siempre en el lateral de la hoja de nuestro portal o vivienda. En el 99% de las ocasiones, el funcionamiento de una cerradura es el mismo: Una pieza con forma de cuña (denominada «resbalón») que se retrae y vuelve a su posición mediante un muelle interno, encaja en el tubo de la puerta y produce el cierre. La misma pieza se retira cuando hacemos el giro de la llave dentro del bombillo, permitiendo de esta manera liberar la puerta y acceder. Esta es la explicación MUY a groso modo, para que se entienda sin más complicaciones. Seguro que algunos de nuestros lectores con más conocimientos técnicos ya estarán riñéndonos mentalmente al pensar que nos estamos saltando la parte eléctrica de la puerta (el cerradero eléctrico), pero queremos simplificar al máximo para hacer sencilla la comprensión. Os recomendamos la lectura de nuestras antiguas entradas en este mismo blog: «Conceptos básicos sobre cerraduras» y «Los cerraderos eléctricos«

        El problema de seguridad de las cerraduras estándar viene precisamente por la facilidad con la que el resbalón se empuja hacia adentro simplemente haciendo presión sobre él. No sólo podemos hacerlo con un dedo al tener la puerta abierta, si no que con ella cerrada, mediante la presión de una tarjeta fina o más comúnmente una simple radiografía, también cede y permite la apertura sin utilizar llave. Seguro que muchos de ustedes conocen a alguien que se ha dejado la llave dentro de su domicilio y les ha contado que el cerrajero «… llegó y en un momento, metió algo en el lateral y abrió la puerta». Pues se trata de eso, de empujar el resbalón y hacer que se meta. Muy sencillo, rápido y sin ruidos. Para el cerrajero y lamentablemente también para los ladrones.

       Teniendo en cuenta todo esto ¿Para qué nos sirve tener cerrada la puerta del portal con una cerradura normal? Pues hoy por hoy, para que no se meta cualquiera que pase por la calle a cotillear. Cualquier ladrón de viviendas va a evitarla en segundos en el momento que desee. Sobre todo, cómo decimos, de madrugada. Una vez dentro ….. ya todo dependerá de nuestra puerta particular.

        En algunas comunidades donde la cerradura lo permite, debido al miedo a que accedan mediante la técnica de la tarjeta, toman la decisión de cerrar echando la llave de la puerta del portal durante las noches. Esto, aunque evita la apertura mediante este sistema,  anula por completo la apertura desde los telefonillos, así como con manilla desde el interior o botón eléctrico el que lo tenga instalado, es decir, obligan al uso de la llave para poder salir de la finca. ESTO ES UN ERROR MUY GRAVE: Esta práctica está totalmente prohibida por la normativa antiincendios, dado que la salida de debe poder realizarse siempre de manera manual, sin llave, en cualquier momento. Si una comunidad recibe una denuncia por esta práctica o, como ya ha ocurrido, tiene la desgracia de sufrir una emergencia y las fuerzas de seguridad o sanitarias detectan la puerta bloqueada, la denuncia y la multa son extremadamente importantes; y debemos añadir que, en estos casos, las autoridades tienen razones de peso para hacerlo así: Lo primero siempre es la seguridad personal. Si se declara una emergencia que nos obligue a salir del edificio (un fuego, por ejemplo) y al llegar al portal nos encontramos con una puerta bloqueada, nos encontraremos con un problema muy grave.

    La solución está de la mano de las cerraduras electromecánicas y de los electropistones. Os explicamos sus diferencias:

Las cerraduras electromecánicas:

Cerradura electromecanica DUO           Las cerraduras electromecánicas tienen un funcionamiento completamente distinto a las cerraduras normales. De manera otra vez simplificada, se basan en que cada vez que se cierra la puerta,  de manera automática,la misma cerradura echa el cierre completo, es decir, algo así como si cerráramos las vueltas de la cerradura de nuestra vivienda. No queda anclada con el resbalón (de hecho, no tienen resbalón), si no que cierra por completo la petaca o bulón, impidiendo que se pueda abrir con una tarjeta y aumentando de paso la resistencia al apalancamiento. Esta es la parte «mecánica» de su nombre (cerradura electromecánica).

         Sin embargo, y aunque tengamos echado el cierre completo, a diferencia con las cerraduras normales en las cerraduras electromecánicas siempre es posible la apertura directa con todos los medios, manuales y eléctricos: Manilla, bombillo, botón de apertura si lo tenemos, los telefonillos desde nuestro domicilio, tarjetas de proximidad ….. No bloquean en ningún caso la salida manual ni la apertura eléctrica, manteniéndose por tanto dentro de la normativa antiincendios.  Esto lo hacen mediante la segunda parte de su construcción, la eléctrica (que sustituye al cerradero de la puerta). De ahí la segunda parte de su nombre (cerradura electromecánica).

          Las cerraduras electromecánicas tienen enormes mejoras sobre las cerraduras normales y su instalación, realizada por un técnico especializado, mejora de forma muy considerable. Una gran ventaja sobre cualquier otro sistema (como los electropistones, que veremos a continuación) es que están disponibles en multitud de medidas, de manera que la adaptación a diferentes puertas se hace mucho más sencilla. Además, su sistema de apertura es el mismo que el cerradero eléctrico ya existente en la puerta, por lo que no necesitan modificaciones en la mayoría de las ocasiones.

   Y entonces, los electropistones ¿Que diferencia tienen?

Electropistones           Los electropistones son un paso más allá. En los electropistones, todo el funcionamiento es eléctrico, sin partes mecánicas. Esto permite evitar un pequeño “defecto” que podría achacarse a las cerraduras electromecánicas: Nunca se quedarán abiertos. Nos explicamos:

           En las cerraduras electromecánicas, como hemos indicado, la apertura eléctrica moviliza la parte mecánica de la cerradura, permitiendo la apertura desde telefonillos, botones, sistemas eléctricos de proximidad ….. Sin embargo, si alguien hace una apertura por ejemplo desde un telefonillo o con el botón interior en el portal, y nadie abre la hoja de la puerta físicamente (por el motivo que sea), la cerradura quedará abierta hasta que alguien realice esta operación (la apertura de la hoja).

         Es un problema absolutamente menor, pero está ahí. En los electropistones, si sucede esta situación, tras el tiempo que les dejemos programados (normalmente 0,3,6 ó 9 segundos) automáticamente procederá al cierre, independientemente de si hemos abierto o no la hoja de la puerta. De esta manera, nunca nos encontraremos, una puerta con electropistón abierta sin tener que estarlo.

        Imaginamos que algún lector más avanzado estará pensando … ¿Y si abro la hoja de la puerta y la mantengo abierta más de este tiempo programado?¿Saldrá el pistón y chocará a la hora de cerrar? Nunca, puesto que todos los electropistones disponen de un sistema magnético (sin roce alguno, simplemente por proximidad de las piezas) que sirve de detección entre las partes que lo componen para saber cuando la hoja de la puerta está cerrada y cuando abierta. Así, el tiempo que hemos indicado (esos 0, 3, 6 ó 9 segundos) se contabilizan desde el momento en que se cierra de nuevo la hoja o bien, si no llega nunca a abrirse físicamente, desde el momento en que dejan de recibir la orden de apertura desde el telefonillo o botón.

        Vamos a resumirlo, para que se entienda mejor: Si abrimos mediante la llave, todo funcionará como en una cerradura normal y podremos acceder sin problema al portal. En cambio, cuando abrimos desde cualquier sistema eléctrico (vamos a poner en este ejemplo, desde el telefonillo de nuestra vivienda), la persona que va a acceder puede, o bien efectivamente acceder durante unos segundos, o no acceder e irse. En este caso, al no abrir la puerta (o si hemos abierto por error), a los pocos segundos el electropistón se volverá a cerrar. Si la persona accede, cuando la puerta se cierre físicamente, tras esos mismos segundos, el electropistón procederá al cierre. La puerta nunca se quedará abierta.

       ¿ Tiene alguna desventaja el electropistón?

           No se puede tener todo: De arranque, la instalación es bastante más compleja, dado que necesitan un sistema eléctrico independiente para ellos, en contraposición a la cerradura electromecánica, en la que se aprovecha el sistema de apertura ya existente de los telefonillos. Por otro lado, en los electropistones no es posible la apertura con manilla o pomo, manualmente, desde el interior, obligando a utilizar siempre sistema eléctrico o bien, como hacemos habitualmente en las instalaciones de Cerrajero Online, instalar un bombillo con pomo integrado por la parte interior, que permita la apertura de forma mecánica.

¿Cuándo instalar una cerradura electromecánica y cuando un electropistón?

        Lo primero que debemos tener en cuenta es que sin duda, lo sí o sí hay que ir eliminando, por seguridad, es la cerradura standard que vemos en todas las comunidades. Este sistema está obsoleto y si queremos empezar de verdad a reducir el número de robos en viviendas, es necesario empezar a pensar que la puerta del portal es la primera línea de defensa.

    Con lo que hemos explicado, sería sencillo pensar en que siempre debemos ir hacia una instalación de un electropistón, puesto que es el sistema más avanzado, pero no es así exactamente. En tantos por ciento, diríamos que el 95% de las instalaciones son sobre cerradura electromecánica y el resto, electropistones. ¿Por qué? Varios motivos:

  • La cerradura electromecánica nos va a dar una seguridad muy alta, sin complicaciones excesivas (siempre hará falta un técnico muy especializado, eso sí) y sin que se note el cambio de cerradura en nuestra puerta. Hay que tener en cuenta que las cerraduras electromecánicas están disponibles en casi todas las medidas normalizadas (20,25, 30,40,50 y 60 mm de entrada) con lo que la sustitución es relativamente rápida y, en unas horas, tendremos todo funcionando. En los electropistones se dispone de una sola medida, por lo que físicamente es más complejo y, de no coincidir con la medida de nuestra cerradura antigua, requerirá adaptaciones que posteriormente, pueden llegar a verse. El problema que hemos comentado anteriormente, para los casos en que se haga una apertura y nadie acceda por la puerta en ese momento, sucede en muy pocas ocasiones, pero siempre debe ser tenido en cuenta.
  • Económicamente, es considerablemente más económica la instalación de la cerradura electromecánica que de un electropistón. Hablamos del 50%, habitualmente. Esto es debido no sólo como hemos indicado a que se dispone de menos medidas en el electropistón, si no a que además es necesario realizar una instalación eléctrica bastante más compleja, incluyendo fuente de alimentación propia, relés, botón de apertura, etc. No obstante, el funcionamiento final también es más avanzado, por lo que, si este punto no nos resulta significativo, nadie duda que el electropistón es mejor opción.
  • En el electropistón, como hemos dicho, no contaremos con una manilla o pomo funcionales en la parte interior. Esto podemos solucionarlo si así lo deseamos sustituyendo el bombillo por un modelo con pomo integrado, con lo que lo tendríamos solucionado, pero esto incrementará de nuevo el presupuesto, ya de por sí más elevado respecto a las cerraduras electromecánicas.

      Por último y como detalle muy importante: El cambio de cerradura no obliga al cambio de las llaves de los vecinos, salvo que así se desee. En ocasiones puede darnos pereza pensar en realizar este tipo de instalación en nuestra comunidad por el problema que acarrea el reparto de llaves, los vecinos que no están nunca para poder dárselas, los que se hayan ido fuera. No es asi en absoluto, es decir, lo que cambiamos es el sistema de cierre, mejorando el mismo y dando más seguridad a la puerta, no el sistema del bombillo, como explicamos en los primeros puntos de este artículo. La llave puede seguir siendo la misma en la práctica totalidad de las ocasiones. Dicho esto y no obstante, siempre es importante que el nuevo sistema de cerradura electromecánica o electropistón estén lógicamente bien acompañados de un bombillo que vaya en consonancia con la alta seguridad que estamos añadiendo, y en ocasiones es conveniente estudiar de paso el cambio del bombillo por un modelo más acorde. Eso, el mismo técnico se lo debe indicar y valorar para darle la mejor solución posible.

Cerrajero Barato en Madrid        Por supuesto, ni que decir tiene que en Cerrajero Online llevamos años realizando instalaciones de cerraduras electromecánicas y electropistones, con y sin cambio de llaves y bombillo. En cerraduras electromecánicas una de las mejores en el mercado es actualmente la DORCAS DUO o, en versión sobrepuesta, la CISA en su modelo antiguo (la moderna no nos gusta nada, nada). En electropistones, sin duda el DORCAS V10 o los suministrados por Openers & Closers cumplen sobradamente con todo lo que podamos pedirles, manteniendo una relación calidad-seguridad-precio excelentes.

             Si su comunidad está en nuestra zona de influencia (Madrid y localidades colindantes), no dude en ponerse en contacto con nosotros para que pasemos a ver su puerta, le ofrezcamos opciones y un presupuesto detallado de la realización de las mismas. Seguramente le sorprenda y se decida a realizar la operación. Es muy importante dar seguridad al primer punto de acceso a nuestras viviendas, la puerta de nuestro portal. Con el paso de cerradura estándar a las cerraduras electromecánicas o a electropistón, la mejora es muy significativa. En Cerrajero Online, por supuesto, les atenderemos encantados.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Fatal error: Uncaught Error: Call to undefined method Ressio_HtmlOptimizer_Dom_Element::addChild() in /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/htmloptimizer/dom.php:182 Stack trace: #0 /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/plugin/lazyload/lazyload.php(224): Ressio_HtmlOptimizer_Dom->appendScriptDeclaration('!function(e,t,n...', Array) #1 /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/dispatcher.php(117): Ressio_Plugin_Lazyload->onHtmlIterateTagBODYAfter(Object(Ressio_Event), Object(Ressio_HtmlOptimizer_Dom), Object(Ressio_HtmlOptimizer_Dom_Element)) #2 /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/htmloptimizer/dom.php(852): Ressio_Dispatcher->triggerEvent('HtmlIterateTagB...', Array) #3 /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/htmloptimizer/dom.php(872): Ressio_HtmlOptimizer_Dom->domProcess(Object(Ressio_HtmlOptimizer_Dom_Element), true) #4 / in /home/cerraje4/public_html/wp-content/plugins/psn-pagespeed-ninja/ress/classes/htmloptimizer/dom.php on line 182